A caballo ajeno, primero la silla y después el freno.

Significado: Hay que ser prudentes con tareas ajenas o que no son vistas como própias.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *