A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos.

Significado: Por un lado o por otro, todos lidiamos (a veces) con pequeños incordios.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *