Nadie escarmienta en cabeza ajena.

Significado: Uno no escarmienta a no ser que lo sufra en sus propias carnes.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *