No hay que mezclar churras con merinas.

Significado: No hay que ser incoherente. Este refrán proviene del mundo ovino, ya que, la lana de las ovejas merinas es mucho más apreciada que la de las ovejas churras. Puesto que, ésta última es mucho más asequible. En definitiva hay que saber elegir bien.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *